Lo que nos dejo el 2018 para la Inclusión Digital

Desde la óptica de la Responsabilidad Social Digital este 2018 nos deja importantes reflexiones, la brecha digital se ha caracterizado por las limitaciones en el acceso, uso y apropiación de las tecnologías digitales, en este 2018 se siguió avanzando en ofertas tecnológicas, los gobiernos rindieron cuentas de más hogares, empresas y ciudadanos conectados a la red, sin embargo la brecha digital y por tanto la inclusión digital aun no miden el impacto de las tecnologías digitales como medio para satisfacer las necesidades básicas, como medio para la igualdad y superación de la pobreza, como medio para el desarrollo sostenible.

En este sentido recomiendo para este fin de año la lectura del libro ”La Era de la Perplejidad”, el décimo de la serie anual que BBVA viene dedicando a la difusión del conocimiento desde el año 2009, en esta valiosa obra se abordan desde diversos autores temas sobre la computación de la sociedad digital de esta era y como está afectando las formas de percibir y entender el mundo del aquí y el ahora.

Otra de las noticias destacadas del año procedió de Francia, del Ministro de Educación Jean-Michel Blanquer, con su libro “construyamos juntos la escuela de la confianza” y su llamado al control del acceso y uso de los móviles en niños y jóvenes.

Destaco precisamente la importancia de trabajar por nuestros jóvenes, el programa erasmus plus de Europa propone trabajar “en estratégicas transnacionales dirigidas a desarrollar iniciativas en uno o varios ámbitos de la educación, la formación y la juventud y a promover la innovación, el intercambio de experiencia y conocimiento entre diferentes tipos de organizaciones implicadas en la educación, la formación y la juventud” para enfrentar la brecha entre generaciones, que se amplía por la crisis, la demografía y los avances tecnológicos.

Feliz Navidad y Prospero año 2019 les deseo a todos nuestros lectores y seguidores, para que sigamos siendo críticos con las tecnologías digitales, para que en medio de sus bondades seamos forjadores de mejores escenarios para todos.

Consulte los blogs 2018 sobre la responsabilidad social en la sociedad digital

Comprendiendo los procesos KPO: Sobre lo que significa una empresa KPO, con sus servicios y beneficios.

Aprendizaje Organizacional pertinente y oportuno: Como lograr un entorno de aprendizaje en las organizaciones y empresas.

El Perfil del Gestor de Conocimiento: Sobre las competencias y semblanzas del rol de gestor del conocimiento

Aprendizaje a lo largo de la Vida: Cuales son las competencias para el 2020 y que estrategias seguir para siempre aprender

Accesibilidad tecnológica para la inclusión digital: que significa el acceso a las TIC para personas con capacidades diferentes y ejemplos de iniciativas

Innovación social, enfoques y casos: sobre que organizaciones apoyan la innovación desde enfoques económicos y socio-ecológicos

Mujeres TIC: sobre iniciativas nacionales e internacionales y las áreas de trabajo

Innovación educativa: se propone un modelo para la innovación y se recomienda libro y premios otorgados por telefónica

Requerimientos de gestión del conocimiento en el marco de los estándares ISO de gestión de la calidad: sobre como cumplir con ISO27000 y otros ISO en cuanto a gestión del cambio mediante gestión del conocimiento

Jóvenes aplicando las TIC en el campo: estadísticas y estrategias para potenciar acceso, uso y apropiación de TIC en el campo.

Inclusión Digital: sobre el significado relacionándolo con inclusión social y brechas

Economía Naranja: sobre el concepto como economía creativa y documentos recomendados

La protección de los Datos en la Transformación Digital: sobre aspectos jurídicos y administrativos para tener en cuenta en la DX

Economía colaborativa: se presentan diversos casos y ejemplos de tecnologías enmarcadas como colaborativas

Millennials y Centennials: sobre quiénes son y cuáles son sus preferencias, gustos y motivaciones

Responsabilidad Social en la Sociedad Digital: en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible y la computación verde

Economía verde: una mirada a los negocios verdes, con casos y posibilidades para el entorno nacional

Economía Verde

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) expone que la economía verde es aquella que da lugar al “mejoramiento del bienestar humano e igualdad social, mientras que se reducen significativamente los riesgos medioambientales y la escasez ecológica”. La economía verde propone la redistribución del capital natural, social y económico para generar beneficios para el desarrollo, la equidad social y la protección del medio ambiente. Refleja un cambio de paradigma hacia un enfoque holístico donde se valore la naturaleza y el medio ambiente, el bienestar humano y el desarrollo sostenible.

Ahora bien, los negocios verdes bajo este enfoque son diversos y muy atractivos incluyen bienes y servicios sostenibles provenientes de recursos naturales, eco productos industriales y mercado de carbono relacionado con el cambio climático. El biocomercio con turismo de naturaleza, con productos derivados de la fauna silvestre, maderables y no maderables y los recursos genéticos y derivados estarían entre los principales bienes, los servicios podrían estar asociados a agro sistemas sostenibles y negocios de restauración, recuperación y gestión de bio-residuos.

La economía verde en este siglo viene en auge en parte por las crisis climáticas y del medio ambiente, la sobrepoblación, el contexto y acción de la seguridad alimentaria dando lugar a enfoques como el de economía circular, consumo responsable, infraestructuras verdes, agricultura sostenible, captura y reciclaje de carbón, las energías renovables, cadenas de suministro verdes y de alta tecnología, la economía colaborativa y la economía azul (asociada a océanos y mares).

De esta dinámica también se incluye a la academia, es el caso del ranking de universidades verdes enfocado en la gestión y estado de las universidades en cuanto a climático global, conservación de la energía y el agua, el reciclaje de residuos y el transporte ecológico.

Los negocios verdes en Colombia según MinAmbiente, “contemplan actividades económicas en las que se ofertan bienes o servicios, que generan impactos ambientales positivos y además incorporan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas con enfoque de ciclo de vida, contribuyendo a la conservación del ambiente como capital natural que soporta el desarrollo del territorio”.

El sello verde es un requisito de certificación para no solo acceder a mercados europeos y mundiales sino también a calidad en temáticas ambientales en donde se debe optimizar el uso de la materia prima (consumo sostenible), la mejora de la eficiencia de los procesos (reducción de consumo de servicios), la disminución del riesgo de accidentes y la reducción de la generación de residuos y/o reutilización de los mismos.

Responsabilidad Social en la Sociedad Digital

En la sociedad digital, la sociedad de la información y del conocimiento de esta era, la sociedad del aprendizaje y la sociedad tecnológica y de la innovación se difunde la creencia de que la tecnología es capaz, usualmente por sí misma, de incidir de manera directa y positiva en el desarrollo social y económico de un entorno particular, esta es la premisa central del determinismo tecnológico.

Sin embargo, la tecnología aun gestionada y vigilado el acceso y uso de que se le dé, no garantiza bienestar y prosperidad, ha sido un medio para avances significativos de la civilización actual, en salud, educación, economía y calidad de vida, pero también existen amenazas y peligros en cuanto a consumo desmedido, explotación de recursos naturales, alienación y privilegio para grupos de poder y capitalistas.

La responsabilidad social y el compromiso que tienen las empresas y organizaciones con el planeta que habitamos tiene una óptica de mirada y esperanza en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las TIC pueden ofrecer soluciones y seguir siendo un medio, por ejemplo para “cero pobreza” con crowdfounding y soluciones TIC para entornos colaborativos, para “cero hambre” con analita de datos para la producción agrícola y la industria 4.0 en el agro, para “buena salud” telemedicina y gestión por dispositivos móviles a la comunidad, para “educación de calidad” las oportunidades acceso a contenidos y educación vía web pertinente y con pedagogías activas y de aprendizaje en profundidad.

Para “igualdad de género” visibilidad de grupos y temas de interés, presencia de influenciadores, herramientas para STEAM, para “agua limpia y saneamiento” tecnologías emergentes y disruptivas para proteger las fuentes hídricas, para “energía renovable” proyectos con Smart Grid para energía sostenible y renovable, para “empleo y crecimiento económico” la economía digital, el teletrabajo y los modelos de negocios basados en TI, para “innovación e infraestructura” arquitecturas empresariales y de TI alineadas a las ciudades inteligentes, para “reducir la desigualdad” gestión del conocimiento y acceso a plataformas de punta de gobierno abierto.

Para “ciudades y comunidades sostenibles” proyectos y dinámicas de territorios inteligentes, para “consumo responsable” acceso a sistemas y plataformas abiertas, para la “acción climática” big data para alertas y tratamientos de información global, para “vida bajo el agua” analítica de información global, para “vida terrestre” el internet de las cosas y para “paz y justicia” las redes sociales con gestión de la pos verdad y posicionamiento y veracidad de los mensajes.

Se requiere avanzar también desde la computación verde de forma que todas las tecnologías digitales sean amigables con el medio ambiente, se gestione el tratamiento de residuos digitales y sus los sistemas de producción y el producto tecnológico digital. Es aquí donde entendemos por responsabilidad social digital a la gestión empresarial u organizacional de los impactos de la transformación digital, con el fin de alinearla a la sostenibilidad.

Fuente de la Imagen: https://www.nuevatribuna.es

Millennials y Centennials

Millennial (o generación Y) son las personas que rondan entre los 15 y 29 años hijos de la generación del Baby Boom, y la generación X, que se caracterizan por una personalidad de descontento y amor por la tecnología, que gustan del cambio laboral y de disfrutar de diversas experiencias en su vida, sin encasillamientos. La tecnología, es una herramienta imprescindible para estos jóvenes en su día a día,  los medios sociales son su forma de vida, tienden a confiar menos en las personas de las generaciones anteriores, son muy independientes y tienen un gran descontento político y religioso.

Centennials son los jóvenes nacidos a partir del 2000 y que han vivido bajo el amparo de los dispositivos móviles y la revolución de dispositivos digitales como el IoT y la computación cognitiva.  Se dice que los cenntenials asocian el éxito al prestigio social, por lo que pretenden trabajos en organizaciones reconocidas por sus beneficios colectivos.

Ambas generaciones suman 4.400 millones de personas en el mundo y mueven según el diario el País el 35% de la renta mundial. Ambas generaciones gozan con mejores niveles educativos. Como lo señala La Revista P&M en cuanto a diferencias, “Para los Millennials su motivación es el goce, ven los idiomas como requisito para explorar el mundo, buscan desafíos y apuestan por el equilibrio entre la vida personal y la profesional. Por su parte, los Centennials son independientes, les preocupa la sustentabilidad del planeta y la movilidad, se educan bilingües, apuestan por el equilibrio y se forman apostando a la seguridad laboral.

Ambas generaciones son consumidoras de la mal llamada “economía colaborativa”, donde la negociación es fundamental, ya que prefieren intercambiar, prestar, regalar o alquilar un servicio o un producto a una persona que posee algo que ellos necesitan, en lugar de adquirir lucros cesantes o que los ata o limita su movilidad. Ambas generaciones se mueven también por el concepto de sostenibilidad.

Les dejo finalmente un ejemplo de cómo se ganan la vida los Millennials.

Economía Colaborativa

Continuamos con la serie que hemos venido escribiendo en los últimos blogs de economía naranja, economía del conocimiento y en este escrito economía colaborativa, entendida como el uso de las tecnologías digitales y de las comunidades virtuales para compartir, interactuar, alquilar, prestar, regalar o intercambiar productos y servicios, rehaciendo como se consume.

En la figura se aprecia diversas posibilidades de esta economía, la mayoría de personas reconoce hoy www.uber.com o www.airbnb.com, están son nuestras recomendadas para cada categoría:

Financiamiento Colectivo (crowdfunding)

Second Hand (Compartir los usados)

Carro Compartido (carpooling)

Librerías abiertas (tolllibraries)

Aprendizaje entre particulares (P2P Learning)

Fabricación Digital (Digital Fabrication)

Alimentos compartidos (Food Hubs)

Espacio de trabajo compartido (coworking)

Trueque Digital (swapping)

Intercambio de casas (home swapping)

Ridesharing (viaje compartido)

Recycling (reciclaje)

Open data

Decentralized energy (Energías alternativas)

Maker Spaces (Espacio de inventores compartido)

RepairCafe (Reparación compartida)

Cooliving (vivienda compartida)

Bike Sharing

Urban Gardening

Figura. Categorías de la economía colaborativa, fuente: www.sharecollab.co

La protección de los Datos en la Transformación Digital

Para entender la protección partamos de lo que son los datos personales que es aquella información relacionada a una persona y que permite su identificación, el documento de identidad, el sitio de nacimiento, la edad, trayectoria académica o profesional, de igual manera serían los datos empresariales; ahora bien los datos públicos son los que cada ley o Constitución Política determinan como tales, los datos semiprivados no tienen naturaleza íntima o reservada y pueden divulgarse a cierto sector o grupo de personas, los datos privados son los que solo son relevantes para el titular de la información y los datos sensibles son los que afectan la intimidad del propietario por un uso indebido.

En Colombia la Superintendencia de Industria y Comercio cuenta con una serie de cartillas alrededor de la protección de datos. Para las empresas en la era de la Transformación Digital se requiere de una administración automatizada de los datos para lo que debemos definir y revisar las políticas de protección de datos y los instrumentos de consentimiento, finalidad, obligación y reciprocidad, además de generar estrategias y acciones de apropiación de una cultura de protección de los datos y designación de responsabilidades.

En la Transformación Digital se podrá contar con tecnologías digitales para recuperación operativa, recuperación de desastres, retención y archivado histórico, procesamiento de big data y analítica de datos, recuperación de bases de datos para pruebas y desarrollo y procesos de auditoría continua y descubrimiento de conocimiento.

De esta manera se genera confianza por el buen manejo de los datos personales, se da ejemplo de cómo gestionar los datos para acceder a también a información valioso y de manera adecuada para el análisis de datos y se potencian las relaciones comerciales. Existen en todos los países de Latinoamérica un reglamento general de protección de datos que puede consultar aquí.

Consúltenos para tener el gusto de atenderlos.

Economía Naranja

Para el Banco Interamericano de Desarrollo “es el conjunto de actividades que de modo encadenado permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual”, incluye por tanto empresas y emprendimiento de la economía cultural y de las industrias creativas, además de las áreas de soporte para la creatividad.

Por tanto, es una economía incluyente que busca generar beneficios socio-económicos de diversas actividades como: los espectáculos y celebraciones autóctonas, las artes visuales y artesanías, el patrimonio cultural, material e inmaterial local y de las regiones, los libros y documentos escritos, los audiovisuales y medios interactivos, el diseño visual y sus servicios creativos, el turismo, el deporte y la recreación (todas las posibilidades de uso del tiempo libre y el ocio).

Esta economía se benefició de los ecosistemas de emprendimiento y de la revolución de las tecnologías digitales, para las personas y equipos de trabajo que están pensándose desde la Economía Naranja es muy útil el pensamiento creativo y la generación de ideas y la transformación digital con su marco para la madurez digital de los emprendimientos y las empresas.

La propiedad intelectual se convierte en un factor fundamental, como se trata de conocimientos autóctonos y patrimonio de la comunidad, debe mirarse con cuidado el copy left y el copy right, las denominaciones de origen y los modelos de utilidad.

Consúltenos para tener el gusto de acompañar sus emprendimientos y creaciones de Economía Naranja.

Fuente de la imagen: https://infomercadeocol.wordpress.com

Inclusión Digital

La inclusión social es la posibilidad que personas en riesgo de pobreza o de exclusión social puedan participar de manera íntegra en la vida social y puedan alcanzar un nivel de vida adecuado, la inclusión digital permite a las personas adoptar posturas críticas respecto a las TIC y dominar las herramientas esenciales para desempeñarse en el mundo digital, es decir, saber actuar con estas tecnologías y no simplemente acceder a ellas.

El Informe sobre inclusión social del foro económico mundial para el 2017 expone que la mayoría de los países del planeta vienen en un decrecimiento económico y por tanto tienen dificultades para reducir la desigualdad, se mide institucionalidad, crecimiento y desarrollo, inequidad, pobreza, salud y riqueza. El índice de inclusión digital del foro económico mundial para el 2016 mide los impactos sociales de las TIC (servicios básicos de acceso a las TIC, acceso a Internet en las escuelas, eficiencia del uso de las TIC en el gobierno e índice de participación electrónica).

Para sacarle provecho al prodigioso avance delas TIC, las mimas deben ser vista no como un fin sino como un medio para transformar las sociedades injustas en sociedades que se comprometan con ser “ordenadas para el beneficio colectivo” diseñando y acompañando institucionalidad y políticas públicas. La inclusión digital implica ejercer el derecho a la información como un derecho fundamental, por lo que se debe racionalizar los recursos tecnológicos, pensar como hacerlos sostenibles y diseñar políticas y estrategias para que la información que circula por Internet cumpla con el requisito de no vulnerar los derechos de otros.

Avanzar en la inclusión digital permitiría ponerlas al servicio del pluralismo y la diversidad gracias a sus entornos colaborativos y participativos que consulten y consoliden las aspiraciones y potenciales del ser humano para garantizar a todos calidad de vida, sostenibilidad del ecosistema y oportunidades de educación, salud y trabajo para las actuales generaciones y las generaciones por venir.

Consulte nuestros servicios para la innovación social y la inclusión digital.

Jóvenes aplicando las TIC en el campo

En nuestros días seguimos agradeciendo y reconociendo como la civilización ha podido abastecerse de alimentos, agua y energía para vivir, a pesar de que continua el hambre y la pobreza, a pesar del incremento significativo en la población del mundo, se ha avanzado más que nunca en la cobertura mundial en alimentación, salud y techo para todos.

Las TIC han contribuido a tecnificar el campo, a ayudar a los actores de la cadena alimenticia, a equilibrar oferta y demanda, aunque con una distribución no uniforme de beneficios, como se aprecia en la figura donde vemos que no todos los países se han beneficiado y que existe a nivel mundial un monopolio de las tecnologías que se aplican al campo y a los alimentos.

Otro fenómeno que se está viviendo y que escucho entre los actores del sector agropecuario es que se está envejeciendo la gente que trabaja con el campo y que las tecnologías no están llegando en forma oportuna y a tiempo. Los jóvenes quieren contribuir y están buscando un espacio que les permita aportar a la sociedad y construir un proyecto de vida con futuro, es ahí donde se puede trabajar desde las TIC para:

  • Acceder a formación en línea cualificada y acorde al joven productivo rural
  • Acceder a sistemas de información e internet
  • Acceder a recursos financieros y tecnológicos para aplicar en el campo

Con el acompañamiento de los sistemas regionales de ciencia podamos proponer a los jóvenes como intervenir en el campo, con estos jóvenes vengo trabajando desde hace 10 años, los invito a consultarme.

Figura. Indice global del hambre, fuente: Global Hunter