Ética del cuidado

En estas épocas de Pandemia se espera que la toma de decisiones morales sea racional y lógica, con un enfoque en reglas universales y objetivas. En contraste, la ética del cuidado defiende algunas emociones, como el cuidado o la compasión, como morales.

La ética del cuidado es una ética feminista, que reconoce que las reglas deben aplicarse en un contexto, y la toma de decisiones morales en la vida real están influenciadas por las relaciones que tenemos con quienes nos rodean.  En estas épocas de la equidad de género y del movimiento “me too”, vincular a las mujeres con el rasgo del cuidado podría criticarse como estereotipo sexista, máxime cuando la sociedad no valora a los cuidadores como deberían, sin distingo de género.

Las dimensiones de la ética del cuidado incluyen cuidado de nosotros mismos (cuerpo y espíritu), cuidado de los otros (forma de relacionarnos), cuidado del intelecto (inteligencia de la colaboración, del altruismo), cuidado de los extraños (cuidar los bienes públicos tangibles e intangibles).

No son solo las mujeres las que se preocupan o las que asumen roles de cuidadoras (remuneradas o no), sin embargo, las profesiones empáticas con el cuidado, como la enfermería, la enseñanza, el cuidado de los niños y el asesoramiento, están dominadas por las mujeres, y las mujeres aún desempeñan la mayoría de los roles de cuidado no remunerados, incluida la crianza de los hijos y las tareas domésticas en el hogar.

Para practicar la ética del cuidado se recomienda comprender que las personas tienen diversos grados de dependencia e interdependencia entre sí, que otros individuos afectados por las consecuencias de las elecciones de uno merecen consideración en proporción a su vulnerabilidad, que los detalles de la situación determinan cómo salvaguardar y promover los intereses de los involucrados.

Competencias para las mujeres en tiempos de crisis sanitaria

La Comunidad Feminnova es la iniciativa de nuestra empresa como estrategia de Responsabilidad Social, esta dirigida a generar conocimientos y servicios para la mujer, acompañarla para potenciar su rol como gestora del conocimiento y la innovación social y productiva. Las competencias de las que mas se hablan en esta época son solidaridad, resiliencia, disciplina, ingenio entre otras.

En junio próximo estaremos abriendo el curso virtual “Habilidades de Resiliencia en la Mujer”, con una estrategia de micro aprendizajes muy didácticos e interactivos para comprender la resiliencia, para desarrollar estrategias de pensamiento resiliente, para empoderar las emociones y para fortalecer el carácter y las relaciones.

La solidaridad es el apoyo o el apego circunstancial a una causa o al interés colectivo o de otros, como lo es en situaciones difíciles, la mujer por su alto sentido de sensibilidad y percepción, potencia la colaboración mutua entre las personas, para estar unidas en todo momento, sobre todo cuando se vivencian experiencias difíciles.

La disciplina ayuda a entrenar la mente y el carácter de una persona, construyendo un sentido de autocontrol y la práctica de la obediencia, la autodisciplina es una forma de libertad, libertad de la pereza y el letargo, libertad de las expectativas y demandas de los demás, libertad de la debilidad, el miedo y la duda.

El ingenio y la creatividad permiten convertir ideas nuevas e imaginativas en realidad, la creatividad se caracteriza por la capacidad de percibir el mundo de nuevas maneras, de encontrar patrones ocultos, de establecer conexiones entre fenómenos aparentemente no relacionados y de generar soluciones.

Etica Digital

La ética digital se refiere al estudio de la implicación de las tecnologías digitales en el escenario social, político y moral de la sociedad, el mayor desafío es el estudio de los riesgos incontrolables inherentes a la incertidumbre creada por estas tecnologías, así como a las cuestiones relativas al uso y apropiación de las tecnologías digitales.  Es el caso de la inteligencia artificial y de los robots interactivos y colaborativos con capacidades de tipo humano que exigen nuevas normas éticas, que precisamente es el caso de la iniciativa “Diseño para un futuro mejor con la ética digital en mente”.

También está el caso de los teléfonos inteligentes, los cuales han generado la mayor parte de la atención centrada en las relaciones sociales en línea en lugar de en las interacciones de la vida real, por lo que se debe evaluar el entorno ético digital actual, para enfrentarse a los retos que plantea la tecnología digital frente a la privacidad personal y al cambio en las relaciones humanas y sociales.

En el mundo moderno, la noción de autonomía y de respeto de las normas de igualdad, equidad, justicia y prácticas democráticas están siendo cuestionadas y se se estan dando manifestaciones a nivel mundial para recuperar el papel del estado de derecho para los ciudadanos, frente al poder colectivo de las corporaciones multinacionales, como Google, Apple, Amazon, Microsoft y Facebook, que dominan cada vez más el espacio de Internet, el ciudadano queda atrapado en medio de todo esto, quedando radicalmente  desempoderados.

¿Ahora bien, qué significa privacidad en una sociedad digital caracterizada por el intercambio masivo de datos?, no puede ser que bajo el precepto “de que no tenemos nada que temer sí que no tenemos nada que ocultar” se actúe accediendo a todos los datos de los ciudadanos; la sociedad debe permitir que la gente haga las cosas en secreto y de una manera privada para que funcione armoniosamente, privilegiando los principios y valores culturales y éticos.

Los algoritmos de las redes sociales, por ejemplo, eligen qué imágenes y anuncios se les muestran a los usuarios cuando se conectan, generando una desventaja para las personas por “desempoderamiento por diseño”, la responsabilidad y vigilancia sobre estas plataformas apenas se está cuestionando y aún no está en favor de los usuarios, sino que estas redes sociales son las que están fijando los valores para el público.

Se requiere de más esfuerzos como el Manifiesto de Davos para “que las empresas colaboren con todos sus grupos de interés en la creación de valor compartido y sostenido”.

Fuente de la Imagen: https://fyaromo.com.co/

El Sistema de Responsabilidad Social

En el marco de los Sistemas de Gestión Empresariales y Organizacionales, esta el Sistema de Responsabilidad Social, que bajo el marco de la ISO 26000 se refiere al marco de “cómo las empresas y las organizaciones pueden operar de una manera socialmente responsable. Esto significa actuar de una manera ética y transparente que contribuya a la salud y el bienestar de la sociedad”.

Para avanzar en el sistema se debe partir por comprender la Responsabilidad Social (RS) en el marco del desarrollo sostenible, definida la RS como “la responsabilidad de una organización por los impactos de sus decisiones y actividades sobre la sociedad y el medio ambiente a través de un comportamiento transparente y ético”, las empresas y organizaciones deben contribuir al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad articulados con las expectativas de las partes interesadas.

El Sistema permite mantener un compromiso con la mejora continua y de relaciones con los grupos de interés mediante la gestión de una cadena y curva de valor más sólida y estable y contribuir al desarrollo sostenible mediante la reducción de los impactos ambientales, sociales y económicos perjudiciales, ayudando a gestionar y reducir los riesgos e identificar nuevas oportunidades.

Precisamente en Logopolis estamos trabajando por apoyar desde la gestión del conocimiento y la innovación a la implementación de sistemas de responsabilidad social, contáctenos para tener el gusto de atenderlos e interactuar por el bien común.

Alcances de la RS, fuente de la imagen: ISO 26000

Internet segura para niños y jóvenes

En plena meca de la tecnología y donde están los guros tecnológicos, “Silicon Valey”, “proliferan los colegios sin tabletas ni ordenadores y las niñeras con el móvil prohibido por contrato”, noticia que quiero compartir con mis lectores y que publico en estos días el diario el país de España.

¿Cuánto es el tiempo adecuado de uso de estas tecnologías en los niños y jóvenes?, para realizar qué tipo de actividades?, ¿cómo no solo mantener el interés en el mundo digital sino en su entorno familiar y real?, como por separarlos de la tecnología, ¿estamos perdiendo las bondades de su interacción y apoyo para tomar decisiones?, en fin son varias las preguntas que se generan al pensar en el bienestar digital de niños y jóvenes del mundo de hoy.

El desafío de padres, escuelas, gobiernos, territorios y todas los actores alrededor de los niños y los jóvenes esta en aprovechar lo bueno y limitar el daño, como lo señala la UNICEF en su documento “Niños en un mundo digital”. Si los adultos hacen mal uso, siempre ese ejemplo es tomado por niños y jóvenes, si el adulto saber utilizar las tecnologías digitales, tanto para diversión y relacionamiento como también para medio de aprender, crear, colaborar, solidarizarse, construir y pensar, entonces el niño y joven tendrá un referente para el bienestar digital.

El tema obligatoriamente pasa porque en la sociedad digital, era digital, economía digital, transformación digital de estos tiempos, todos debemos cuestionar las competencias y capacidades para vivir lo digital, las brechas digitales dejan de ser solamente acceso a maquinas y red, sino uso y apropiación.

El tema está tratándose en diversas partes del mundo, en Europa se vienen estudiando varios proyectos para centrar mas acciones en el bienestar digital de niños y jóvenes, sugiero consultar las propuestas que este año están construyéndose en el Reino Unido, consultando este Link, con información de lo que podrían hacer gobierno, familia, ciudadanos y los mismos niños y jóvenes.

Gobierno de Datos

El Gobierno de Datos cobra un inmenso sentido en la era del big data, del científico de datos y del analista de datos, es la gestión de los datos alineada a los objetivos empresariales para lo que se requiere de calidad de datos, su gestión, políticas de datos, gestión de procesos de negocio y gestión de riesgos, abarcando el tratamiento de los datos de las empresas y organizaciones, es la gestión integral de los datos para asegurar disponibilidad, usabilidad, integridad y seguridad.

El gobierno de los datos tiene que ver con: gestionar la arquitectura de datos, el desarrollo de los datos, la gestión de operaciones de los datos, su seguridad, gestión de datos maestros y su referencia, gestión de los documentos y los contenidos digitales, gestión de los meta-datos, gestión de la calidad de los datos, gestión de los repositorios, bodegas e inteligencia de negocios.

Los datos deben ser completos, primarios, oportunos, accesibles, procesables, no discriminatorios, sin licencia y no propietarios según Open Goverment Data. Muchos usuarios están evitando que sus datos sean usados indebidamente y las empresas y organizaciones están usando estrategias para tener los datos de sus potenciales clientes (leads), esta también es la problemática alrededor del gobierno de los datos.

Dentro de los modelos de gobierno de los datos las empresas y organizaciones deben definir quienes son los responsables de administrar los datos, un consejo de gobierno de los datos con el apoyo y patrocinio de la alta gerencia. Incluso para estrategias con datos maestros (fuente única) definir: el Business Data Owner (BDO) que es el responsable del dato (uso del dato y su funcionalidad); el Bussines Data Steward (BDS) que tiene el conocimiento de donde está el dato y las reglas de calidad que aplican para el dato, incluida seguridad y el TI Data Steward (TDS) que hace la implementación de reglas y políticas de seguridad y del mantenimiento de los datos en las diferentes bases de datos de la organización.

Consúltenos para tener el gusto de atenderlos y orientarlos sobre el Gobierno de los Datos.

Fuente de la imagen: PowerData

El Silencio Digital

En estas épocas de dependencia tecnológica, de estar conectados día y noche, en el hogar y en el trabajo para recibir y emitir datos, información e interacciones con el mundo digital me llamó la atención el libro la “Magia del Silencio” de Kankyo Tannier donde se plantea como enfrentarse al fenómeno de  “falta de tiempo”, del todo va demasiado rápido, parodiándolo quiero compartir con mis lectores unas ideas alrededor del “silencio digital”, por ejemplo, un fin de semana puedes apagar el móvil o ponerlo en modo avión, para relacionarnos cara a cara con nosotros mismos y-o con las personas con las que tenemos afectos.

Incluso por norma de cortesía y deferencia, cuando estamos conversando con las personas que valoramos, recuperar la conversación frente a frente, desconectarnos y saber escuchar y que nos escuchen, recuperar el sentido de compartir, como lo señalaba el filósofo alemán Martin Heidegger “no vamos a renunciar a nuestra propia libertad en nuestro afán por utilizar la nueva tecnología”.

¿Cómo llegar a los centenials (generación Y) y a los táctiles (generación T) para que descubran el valor de la desconexión, la no-inmediatez y el silencio digital?, para darle espacio a los propios pensamientos, percepciones, sentimientos, de saber leer el contexto, el aquí y el ahora, sin reporte de redes sociales y notificaciones. No es posible abordar el silencio, sin abordar el equilibrio entre cuerpo-mente-espíritu, cobra valor el estudio que está realizando la OCDE sobre habilidades sociales y emocionales en esta era digital, para recopilar información sobre:

  • Habilidades sociales y emocionales del alumno
  • Contextos de aprendizaje familiar, escolar y comunitario
  • Características de fondo de alumnos, profesores y padres

Si dejar de acceder a mis blogs por unos instantes espero que cuando retornes sigas disfrutando de las reflexiones y opiniones del aprendizaje organizacional enriquecido por esos instantes de silencio y de encuentro con el yo interior que vivificaste en tu ausencia.