Cuando nos referimos a activos de una empresa los identificamos como los bienes tangibles o intangibles con los cuales se obtienen beneficios, mientras los pasivos son generalmente deudas, compromisos u obligaciones adquiridas por la empresa. Los activos de conocimiento de una empresa serían los bienes que generan y circulan conocimiento agregando valor a la empresa, en contraste un pasivo del conocimiento, sería un gasto que no genera beneficio, que no posibilita el intercambio de conocimiento, de aprendizaje organizacional o de innovación.

El conocimiento tácito de las personas se convierte en un pasivo cuando no se transfiere a otros colaboradores de la empresa muy a pesar de estar definidos los flujos de conocimiento, ya que no se busca mejorar, ni transferir el conocimiento para la construcción colectiva de conocimiento empresarial. Los activos de conocimiento serían los intangibles que generan valor en el marco del capital intelectual (capital humano, capital relacional y capital estructural), como se aprecia en la figura.

En Logopolis nos pueden consultar para identificar y potenciar sus activos de conocimiento, para el capital humano proponemos como gestionar la capacidad de aprendizaje, el liderazgo, el saber, la creatividad, el emprendimiento, la actitud, la motivación y la participación intelectual de las personas en un marco para producir beneficios.

Para el capital estructural se debe gestionar el uso intensivo del conocimiento en la comunicación, el clima organizacional, las políticas sobre calidad e innovación, los sistemas de reconocimiento y valoración del desempeño, los valores empresariales Para el capital relacional las relaciones con los grupos de interés y la comunidad en general, la cultura, la marca y la capacidad de trabajo en redes internas y externas.

Comentarios recientes

Archivos

Categorías