Cuidando la Salud Mental en medio de la Inmersión Digital

Las tecnologías digitales se han convertido en el mejor aliado del trabajo y el estudio en esta Pandemia, para comunicarse, para informarse, para las interacciones colaborativas y para entretenerse; sin embargo, el exceso o uso inadecuado de los entornos digitales puede afectar la salud mental.

Lo primero que sugiero es mantener la costumbre de las pausas activas, que deben estar acompañadas de terapias de rehabilitación visual, incrementando la frecuencia de parpadeo por minuto, cambiar de enfoques de visión cercana a visión lejana (cada 15 minutos), mantener los ojos cerrados por unos segundos para relajarlos.  También las posturas frente a las pantallas, de forma que se tenga ángulo de 90 grados espalda y silla, mirada de frente a las pantallas, sin que, de mucha luz a las pantallas.

El silencio digital puede hacerse tomando descanso y dejar de mirar, leer o escuchar noticias en redes sociales diariamente, recuperar la conversación cara a cara, la reflexión y meditación, las actividades físicas o escuchar música. Es importante asegurarse de crear horarios para que las actividades frente a las pantallas sean durante el día y no afecten las rutinas del sueño.

Ser consciente por auto monitoreo de regular el tiempo de pantalla (es decir, la cantidad de tiempo que se pasa usando todos los dispositivos con una pantalla como como teléfono inteligente, computador, televisión o consola de videojuegos) son esenciales. Se recomienda reducir el acceso o la exposición poniendo el dispositivo digital en algún lugar donde no esté constantemente disponible cuando se involucre en actividades sin tecnología y apagar o silenciar las notificaciones y los sonidos asociados en los dispositivos móviles pueden ser métodos útiles para la autorregulación.

Usar herramientas técnicas analógicas (como relojes de pulsera, despertadores) cuando sea posible en lugar de herramientas digitales pueden ayudar a prevenir el uso excesivo en ciertas situaciones (por ejemplo, comprobar la hora en un teléfono inteligente incrementa el uso de otras aplicaciones, como los sitios de medios sociales, debido a las notificaciones que aparece en la pantalla bloqueada).

Buscar ayuda si es necesario también es muy importante, si se tienen niveles de angustia o dificultades para controlar el uso de Internet o actividades específicas en línea (por ejemplo, apuestas, juegos), se sugiere contactar a profesionales de la salud mental o líneas de ayuda de tele salud, la búsqueda de ayuda en las etapas iniciales de adicción pueden ser eficaces para aliviar los síntomas.

Organización Ágil

Una cultura ágil es un entorno que se sustenta en valores, comportamientos y prácticas fundamentales, que permiten a todos los niveles de una organización adaptarse mejor a los cambios culturales, estratégicos y de otro tipo. Las organizaciones inteligentes están emergiendo a partir de la transformación organizacional y digital con pilares como: La gestión de los datos, la aplicación de la inteligencia artificial y la automatización, la ejecución inteligente y la cultura ágil.

Para avanzar como organización ágil se recomienda apoyar y proteger los valores ágiles con un fuerte liderazgo; ayudar a los equipos y a las partes interesadas a organizarse; gestionar el portafolio de productos y servicios con resultados; eliminar sistemáticamente las fuentes de desperdicio y empoderar a los equipos ágiles; medir y mejorar el valor entregado a los grupos de interés con una retroalimentación frecuente. En la ilustración se aprecia la consultoría que presta nuestra empresa para desplegar e implementar buenas practicas para organizaciones agiles.

Existen diversas metodologías como: Lean Startup, Lean UX, Scrum y Kanban. Una cultura de trabajo ágil genera una mentalidad organizacional apoyada en procesos de aprendizaje dinámico en colectivos cross-funcionales para resolver problemas en contextos de incertidumbre. La cultura tiene que ver también con autoaprendizaje, agilidad, flexibilidad, escalabilidad y automatización.

Consúltenos para acompañarlos en como potenciar el activo intangible de la “agilidad”, para transformarse usando las tecnologías para multiplicar la capacidad de respuesta los mercados emergentes.

Entrenamiento y Capacitación Virtual

En medio de la transformación digital, de la tecnología como el gran habilitante del trabajo remoto y de las relaciones entre las personas en esta Pandemia, las empresas y sus colaboradores además de facilitar el trabajo en casa, requieren de acceso a entrenamientos y capacitaciones en línea.

Se pueden seleccionar los más adecuados Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOC) y optar por el pago de la certificación, para acceder de una forma asequible y flexible a aprender nuevas habilidades y recibir experiencias educativas de calidad a escala. Los portales recomendados son Coursera, Miriadax, FutureLearn.

Existe el desafío de diseñar contenidos educativos propios de la empresa para apoyar las dinámicas del trabajo remoto como inducción al personal, códigos de ética, seguridad en el trabajo en casa, manejo de sistemas informáticos empresariales, habilidades blandas a la medida del colaborador, gestor de conocimiento o entrenamiento en competencias especializadas para las particularidades del trabajo remoto a realizar.

El “Reskilling” (recalificación), se define como el entrenamiento de empleados que han demostrado tener la aptitud para aprender una ocupación completamente nueva y el “Upskilling” se centra en proporcionar formación a los empleados que necesitan aprender nuevas habilidades para mejorar su rendimiento actual sin cambiar su posición o trayectoria profesional.

En la ilustración les comparto el proceso que seguimos en Logopolis para el diseño y desarrollo de contenidos educativos digitales, consúltenos para acompañarlos en este reto de formación en línea (Ver imagen).

Proceso de Diseño y Desarrollo de Contenidos Educativos Digitales

Ética del cuidado

En estas épocas de Pandemia se espera que la toma de decisiones morales sea racional y lógica, con un enfoque en reglas universales y objetivas. En contraste, la ética del cuidado defiende algunas emociones, como el cuidado o la compasión, como morales.

La ética del cuidado es una ética feminista, que reconoce que las reglas deben aplicarse en un contexto, y la toma de decisiones morales en la vida real están influenciadas por las relaciones que tenemos con quienes nos rodean.  En estas épocas de la equidad de género y del movimiento “me too”, vincular a las mujeres con el rasgo del cuidado podría criticarse como estereotipo sexista, máxime cuando la sociedad no valora a los cuidadores como deberían, sin distingo de género.

Las dimensiones de la ética del cuidado incluyen cuidado de nosotros mismos (cuerpo y espíritu), cuidado de los otros (forma de relacionarnos), cuidado del intelecto (inteligencia de la colaboración, del altruismo), cuidado de los extraños (cuidar los bienes públicos tangibles e intangibles).

No son solo las mujeres las que se preocupan o las que asumen roles de cuidadoras (remuneradas o no), sin embargo, las profesiones empáticas con el cuidado, como la enfermería, la enseñanza, el cuidado de los niños y el asesoramiento, están dominadas por las mujeres, y las mujeres aún desempeñan la mayoría de los roles de cuidado no remunerados, incluida la crianza de los hijos y las tareas domésticas en el hogar.

Para practicar la ética del cuidado se recomienda comprender que las personas tienen diversos grados de dependencia e interdependencia entre sí, que otros individuos afectados por las consecuencias de las elecciones de uno merecen consideración en proporción a su vulnerabilidad, que los detalles de la situación determinan cómo salvaguardar y promover los intereses de los involucrados.

Competencias para las mujeres en tiempos de crisis sanitaria

La Comunidad Feminnova es la iniciativa de nuestra empresa como estrategia de Responsabilidad Social, esta dirigida a generar conocimientos y servicios para la mujer, acompañarla para potenciar su rol como gestora del conocimiento y la innovación social y productiva. Las competencias de las que mas se hablan en esta época son solidaridad, resiliencia, disciplina, ingenio entre otras.

En junio próximo estaremos abriendo el curso virtual “Habilidades de Resiliencia en la Mujer”, con una estrategia de micro aprendizajes muy didácticos e interactivos para comprender la resiliencia, para desarrollar estrategias de pensamiento resiliente, para empoderar las emociones y para fortalecer el carácter y las relaciones.

La solidaridad es el apoyo o el apego circunstancial a una causa o al interés colectivo o de otros, como lo es en situaciones difíciles, la mujer por su alto sentido de sensibilidad y percepción, potencia la colaboración mutua entre las personas, para estar unidas en todo momento, sobre todo cuando se vivencian experiencias difíciles.

La disciplina ayuda a entrenar la mente y el carácter de una persona, construyendo un sentido de autocontrol y la práctica de la obediencia, la autodisciplina es una forma de libertad, libertad de la pereza y el letargo, libertad de las expectativas y demandas de los demás, libertad de la debilidad, el miedo y la duda.

El ingenio y la creatividad permiten convertir ideas nuevas e imaginativas en realidad, la creatividad se caracteriza por la capacidad de percibir el mundo de nuevas maneras, de encontrar patrones ocultos, de establecer conexiones entre fenómenos aparentemente no relacionados y de generar soluciones.

Servicios en Línea en la Crisis Sanitaria

La transformación digital venia invitándonos a aprovechar al máximo los entornos digitales para generar valor, para innovar, para ser sostenibles, hoy en día las tecnologías digitales están permitiendo a la sociedad enfrentarse a los fenómenos de la crisis sanitaria, para el uso de lo digital en el aislamiento en casa, en el teletrabajo, en el estudio apoyado por medios virtuales, para la comunicación y para la formulación de propuestas para los sectores mas apremiados por la crisis: transporte, turismo y ocio, construcción y bienes inmuebles, fabricación, petróleo.

Con Meet, con Teams, con Zoom (con todas las precauciones de seguridad) o con Goto Meeting por citar algunos, nos conectamos con los demás uno a uno, o con varios, para reuniones, clases y trabajo compartido, incluso Facebook habilito su poderosa herramienta workplace.

Oracle libero cursos y certificados, Coursera libero cursos para todos, la asociación de editoriales universitarias de Colombia  (ASEUC) libero sus documentos electrónicos dejándolos con acceso open, la red de universidades de México (RIE360) habilito recursos educativos en época de Covid-19, el catálogo en línea de Hardvard.

El MinTIC en Colombia, ofreció a los empresarios del país crear páginas web gratis, el BID abrió una convocatoria para estas circunstancias excepcionales que se viven en el mundo y América Latina, la “Iniciativa de Bienes Públicos Regionales”, la simulación de la Universidad de los Andes para escenarios post-cuarentena.

Tecnologías Digitales para los Niños

El 11 de febrero de este año se celebró el “Día mundial de Internet Seguro” en este marco de celebraciones quisiera compartirles iniciativas y experiencias para nuestros niños, la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas estableció que se considera niño a todo ser humano menor de 18 años.

Les sugiero consultar “se genial en Internet”, que es un entretenimiento denominado Interland, juego interactivo web que desarrolló Google para abordar las temáticas de seguridad en Internet para los niños, el enfoque es asumir diversos roles: ‘sé valiente’, ‘sé inteligente’, ‘mantente alerta’, ‘mantente seguro’ y ‘sé amable’.

Otra importante iniciativa es “Andalucía Digital” donde podrán acceder a guías para padres, niños y adolescentes sobre TIC con su adecuado manejo, controlando y alertando sobre acceso, uso y aprovechamiento de las tecnologías digitales.

Otra experiencia que destaco es “familias conectadas” mediante juegos digitales para despertar el interés de los niños por la ciencia y la tecnología, el juego “Ava y Trix” fomenta también la colaboración con profesores y padres.

Y “Roblox” es una plataforma tecnológica para enseñar y despertar el amor por la programación de computadores en los niños. Como dice Mirko Badiale, “En cada niño se debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado, contiene sueños”.

Indice mundial de felicidad

Este índice lo viene realizando Naciones Unidas desde 2012, se mide en cada país, salud (atención médica, la calidad de los servicios de salud y los conocimientos básicos de la población en salud), educación (aprovechamiento, calidad, escolaridad y nivel de educación comunitaria), diversidad ambiental (servicios ambientales, el conocimiento ambiental de la población), nivel de vida (consumo de los hogares y el número de casas propias), gobernanza (calidad de los servicios públicos, la confianza en las instituciones y los niveles de seguridad ciudadana.

Los países mas felices del mundo son: Finlandia, Dinamarca, Noruega, Islandia y Países Bajos. También se tienen en cuenta bienestar sicológico (niveles de estrés, emociones como frustración, generosidad, y tranquilidad, entre otros), uso del tiempo (tiempo dedicado a dormir, a la participación comunitaria, al ocio y a la educación, al deporte, al cuidado de los demás y a pensar y meditar, entre otros), vitalidad comunitaria (confianza y apoyo social entre los miembros de una comunidad), cultura (conocimiento de la cultura propia en cuanto a tradicionales, festividades comunitarias, actividades artesanales, etc.).

A los últimos informes se ha incluido aspectos relacionados con acceso, uso y apropiación de las tecnologías de la información (convivencia digital), gobernanza y las normas sociales que influyen en las comunidades.

Ahora que se están construyendo, los planes de desarrollo en cada municipio y departamento de Colombia, sería muy interesante que se evaluará y tuviera en cuenta para el bienestar y prosperidad de la comunidad el índice de felicidad.

Página del índice de felicidad: https://worldhappiness.report/ed/2019/

Viejenials

En el 2019 la Organización Mundial de la Salud informo que “las expectativas de vida siempre son mayores para las mujeres que para los hombres, independientemente del país donde vivan, y los habitantes de los países de mayores ingresos viven 18 años más que los de las naciones más pobres”.

Son tres los territorios del mundo que estadísticamente tienen las poblaciones mas longevas del mundo, Corea del Sur, Hong Kong y Japón, se destacan estas regiones el estilo de vida y la calidad del sistema sanitario del país, lo que ha irradiado buena alimentación, buenos hábitos de vida, realizaciones en la vida familiar y profesional.

Gracias a los avances médicos y sociales, la esperanza de vida se ha incrementado a 80 y 90 años y se avecina en las próximas dos décadas incluso de prologar la vida hasta los 100 años, por tanto, la pregunta clave es “Si se vivirán más años, ¿esta etapa de vejez se puede convertir en un proyecto personal y comunitario?”, muchos autores hablan entonces de los “Viejanials” parodiando a las generaciones de milennials y centennials.

“Hace siete décadas, había 205 millones de personas en el mundo con más de 60 años. En 2050 serán 2.100 millones”, no todas estas personas con posibilidades de tener pensión o proyectos productivos, la sociedad debe pensar en una amplia oferta de productos y servicios incluyentes para la tercera edad. Es el planteamiento que hace Antonio Huertas en su libro la “Revolución de las Canas”, “¿Y si una sociedad de mayores, estimulase el crecimiento económico en lugar de ser un lastre?”.

Para este grupo poblacional se deben proponer también competencias digitales en un marco amplio que permita aprovechar el social media, la generación de contenidos digitales y el uso de dispositivos y plataformas digitales acorde a los proyectos personales y colectivos de la tercera edad, bienvenidas todas estas dinámicas para los “Viejenials”.

Fuente de la imagen: El Pais

Etica Digital

La ética digital se refiere al estudio de la implicación de las tecnologías digitales en el escenario social, político y moral de la sociedad, el mayor desafío es el estudio de los riesgos incontrolables inherentes a la incertidumbre creada por estas tecnologías, así como a las cuestiones relativas al uso y apropiación de las tecnologías digitales.  Es el caso de la inteligencia artificial y de los robots interactivos y colaborativos con capacidades de tipo humano que exigen nuevas normas éticas, que precisamente es el caso de la iniciativa “Diseño para un futuro mejor con la ética digital en mente”.

También está el caso de los teléfonos inteligentes, los cuales han generado la mayor parte de la atención centrada en las relaciones sociales en línea en lugar de en las interacciones de la vida real, por lo que se debe evaluar el entorno ético digital actual, para enfrentarse a los retos que plantea la tecnología digital frente a la privacidad personal y al cambio en las relaciones humanas y sociales.

En el mundo moderno, la noción de autonomía y de respeto de las normas de igualdad, equidad, justicia y prácticas democráticas están siendo cuestionadas y se se estan dando manifestaciones a nivel mundial para recuperar el papel del estado de derecho para los ciudadanos, frente al poder colectivo de las corporaciones multinacionales, como Google, Apple, Amazon, Microsoft y Facebook, que dominan cada vez más el espacio de Internet, el ciudadano queda atrapado en medio de todo esto, quedando radicalmente  desempoderados.

¿Ahora bien, qué significa privacidad en una sociedad digital caracterizada por el intercambio masivo de datos?, no puede ser que bajo el precepto “de que no tenemos nada que temer sí que no tenemos nada que ocultar” se actúe accediendo a todos los datos de los ciudadanos; la sociedad debe permitir que la gente haga las cosas en secreto y de una manera privada para que funcione armoniosamente, privilegiando los principios y valores culturales y éticos.

Los algoritmos de las redes sociales, por ejemplo, eligen qué imágenes y anuncios se les muestran a los usuarios cuando se conectan, generando una desventaja para las personas por “desempoderamiento por diseño”, la responsabilidad y vigilancia sobre estas plataformas apenas se está cuestionando y aún no está en favor de los usuarios, sino que estas redes sociales son las que están fijando los valores para el público.

Se requiere de más esfuerzos como el Manifiesto de Davos para “que las empresas colaboren con todos sus grupos de interés en la creación de valor compartido y sostenido”.

Fuente de la Imagen: https://fyaromo.com.co/